<div><img src="https://mc.yandex.ru/watch/38720230" style="position:absolute; left:-9999px;" alt="" /></div>

555: El Exorcista

       

Le toca el turno a la posesión demoníaca más famosa del cine...5 curiosidades sobre El Exorcista

555: El Exorcista

Poco podría haber imaginado William Peter Blatty cuando en 1971 publicó la novela en que se basó la famosa película del 73, que su obra iba a convertirse en un claro referente dentro del cine de terror, emulada e incluso parodiada hasta la saciedad.

 

Desde entonces, las posesiones, ya sean por parte de un demonio o un espíritu maligno, se han convertido en un argumento habitual dentro de este género, siguiendo casi siempre el mismo patrón: una persona que hasta entonces había tenido un comportamiento ejemplar, usualmente porque ha encontrado algún tipo de reliquia o tonteado de algún modo con el mundo de los espíritus, comienza a actuar de forma extraña: su carácter se vuelve desagradable e incluso agresivo, se autolesiona, habla en otros idiomas que hasta entonces desconocía, y comienzan a hacer números de contorsionismo que podrían garantizarles una plaza en el circo.

La respuesta a este comportamiento llega pronto: La persona está poseída. Y comienza el ritual para expulsar a la entidad: ataduras, el Poder de Cristo y agua bendita.

 

Esta premisa, basada en un caso real, (aunque tanto en la novela como en el filme se cambió el género del jóven, pues una niña diciendo barbaridades y masturbándose con un crucifijo era aún más impactante al tratarse de una “señorita”), con unos efectos especiales adelantados a su época, y presentada a una sociedad mayoritariamente cristiana, a la que ver en la gran pantalla lo que el Demonio podía llegar a hacer, consiguió que El Exorcista se ganase un puesto de honor como una de las mejores películas de terror de la Historia del cine, que aún conserva, pese a que como sucede con las anteriores películas que hemos comentado en esta sección, no tiene el mismo efecto terrorífico que vivió la audiencia del 73, la tensión y la sensación “malrollera” sigue estando presente y tiene sustos que siguen funcionando a la perfección.

Aquí os dejamos algunas curiosidades sobre el mundo de El Exorcista:

 

  1. El diablo está en los detalles: Es muy habitual introducir referencias artísticas o de otros filmes dentro de una película, a modo de homenaje. En el caso del exorcista, uno de sus encuadres característicos, que apareció en el cartel de la película y es una de sus escenas más conocidas, tiene como inspiración un cuadro de René Magritte.

    Imagen relacionada

  2. Y hablando de detalles demoníacos…: Uno de los elementos que contribuye a generar incomodidad a lo largo de la película es la cara que aparece durante algunos segundos a lo largo del filme, un flashazo apenas perceptible.

    Imagen relacionada

Lo que en inicio se trató de una prueba de maquillaje para la caracterización de la joven Regan, consiguió colarse en el metraje para alimentar nuestras pesadillas y representar al demonio Pazuzu, (aunque no sabremos su nombre hasta la segunda película), al que también podemos ver en forma de estatua y en una miniatura de su cabeza que encuentra el padre Merrin en la excavación en Irak.

Según la mitología acadia, sumeria y asiria, Pazuzu se trataba de una entidad que reinaba sobre los espíritus malignos del viento, representaba el viento del suroeste, que traía las tormentas, y era también el portador de la peste y las plagas.

Si queréis ver la estatua real en que se basaron para la película, podréis encontrarla en el Museo del Louvre, se encuentra en el ala Richelieu, sala 6, vitrina 4.

 Resultado de imagen de pazuzu louvre

  1. Posesión demoníaca….¿o pubertad?: Uno de los temas que trata la película, además de los distintos tipos de fé, es la adolescencia, aunque de un modo extremo.

El cambio radical de actitud de la niña contra su madre, la rebeldía frente a la autoridad, incluso el interés por el sexo, que tanto en la novela como en la película están provocadas por el demonio, no dejan de ser un reflejo de algo que en mayor o menor medida, a casi todo padre le sonará, y que si han vivido se sentirán identificados: ese momento en que tu dulce niño o niña se transforma en un ser huraño y malhumorado. Pero tranquilos, esto es algo normal, y pasajero. Eso sí, si a vuestro adolescente le empieza a dar vueltas la cabeza… id sacando el crucifijo.

Imagen relacionada

  1. Rodaje infernal: Parece ser que William Friedkin, el director de la película no confiaba del todo en la capacidad de los actores para transmitir lo que debían transmitir sus personajes, de modo que se dedicó a tenerlos en un estado de constante incomodidad lanzando petardos entre tomas, para sobresaltarlos, metiendolos en un congelador industrial donde se construyó el cuarto de Regan para que el efecto del vaho durante la escena del exorcismo fuese realista, e incluso abofetear a un actor segundos antes de gritar “acción” para que su dolor y estupor fuesen creíbles.

 Resultado de imagen de EXORCISTA RODAJE

  1. Localización visitable: Las famosas escaleras por las que caen, primero el director de la película en la que trabajaba la madre de Regan en la película, y finalmente el padre Karras al lanzarse por la ventana con el demonio dentro, podréis verlas si viajais a Georgetown, en Washington D.C

 Resultado de imagen de georgetown exorcist stairs

Finalmente, como dato…¿Sabíais que la cristiana no es la única religión que contempla los exorcismos? Tanto el Islam y el Judaísmo tienen sus propios ritos, así como el Taoísmo, el Hinduismo o el Budismo. Aunque sepamos que esto puede estar provocado a que en la Antigüedad se achacaban las enfermedades mentales a algún tipo de influencia de espíritus malignos, no deja de resultar curioso que en tantas fés, y tan distantes, haya este punto tan poco tranquilizador en común...

 

Publicado el 21/1/2019

       

RSS 2.0 (Frikitrip Blog)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

 


Síguenos en  Síguenos en Facebook   Síguenos en Instagram   Hazte Follower   Suscríbete